así seguimos

así seguimos
Siempre al lado de "los lobitos buenos"

martes, 30 de noviembre de 2010

Contratiempo Teatro y Valle-Inclán

Quiero recordaros que el día 10 de diciembre, viernes, la Compañía de Teatro Contratiempo estrena en el Teatro Principal de Moribundia la obra de Valle-Inclán "Farsa y licencia de la Reina castiza".

Las actrices y actores, como siempre, están fabulosos; la recitación de Agustín García Calvo estupenda; la música y las luces en su punto y el vestuario magnífico.
Podeis ir comprando la entrada.
Luego no digais que os lo habeis perdido.



Para ir haciendo boca, os dejo está pequeña perla para que veais cómo se desarrolla el asunto


http://www.youtube.com/watch?v=O0hS8gnli2g&feature=recentlik

lunes, 29 de noviembre de 2010

Diccionario de Citas de Filosofía

Este libro ya está rodando por las librerías del país, pero en Moribundia se presenta el miércoles 1 de diciembre a las 20,15 en la Biblioteca Pública.
No es cualquier cosa que una editorial como Maia, se atreva a publicar un Diccionario de Citas de Filosofía en los tiempos que corren y tratándose además de unos autores poco conocidos.
Todos ellos han paseado sus análisis, entre otros lugares, por las páginas de la Revista de Filosofía, Duererías.
Fernando Martínez Llorca, Sebastián Salgado, Fco Javier Hernández y Pablo Redondo, aventureros diarios de la Filosofía en las aulas con adolescentes, dejan en este trabajo un buen ejemplo de saber hacer y de intención docente.
¡Con la que está cayendo!
Lectores de Moribundia: animaros y leed el libro sobre todo porque estos tiempos recios son inmejorables para el pensamiento.

                                                               DICCIONARIO DE CITAS DE FILOSOFÍA

Para ir abriendo boca podéis consultar algo de los autores en estos dos números de Duererías:

                                                             

http://www.scribd.com/doc/17935576/n4

http://www.scribd.com/doc/17936572/n6

sábado, 27 de noviembre de 2010

Mondamiento 14 y Música de acompañamiento

Hace días que entre unas cosas y otras me he descuidado y he olvidado "mondarme" el cerebro buscando alguna reflexión sencilla y divertida sobre algunas palabras, pues otra cosa no son estos pequeños Mondamientos que voy dejando por aquí sueltos.
El de hoy dice:
"Amor de madre: Las fichas del dominó conservan siempre el cordón umbilical"


Para acompañar estas palabras, podéis escuchar la estupenda canción de Jhon Coltrane, My Favourite Things:


viernes, 26 de noviembre de 2010

Ecos de Moribundia

Escuchantilandia 10/VI Cadena SER, Zamora, 26-XI-10

Buenos días amigas y amigos Escuchantilandianos, ya saben aquí estamos otra vez, fieles a la radio y, por supuesto, a todos ustedes.
La verdad es que nos gusta noviembre con estas nieblas y esos días de recogimiento y frío tan típicos de la Moribundia de invierno, y nos gusta también, ¿cómo no?, la cercanía y el calorcico que esto supone en las casas y en los lugares de amistad.
¡Así, así!, entre buena gente, ¡qué bueno, qué chachi!, el acercamiento y el buen rollito. Que no me extrañaría a mí, que ahora que nos está dando por celebrar el Día de esto y el Día de lo otro, la Jornada de Tal o la Jornada de Cual, se termine institucionalizando también el Día del Buen Rollito, por supuesto, si el Tal Buen Rollito deja toda la pasta posible a los que se decidan a prepararlo.
Y si no pregúntenle a los organizadores del Primer Borracherón de Diciembre, sí, sí, los de la mal llamada Nochevieja Universitaria que se les ha marchado de nuevo para Salamanca y les ha preparado una gran faena dejándoles con los alcoholes al aire, pues la pasta que van soltando los chicos por ahí en los días del Mamódromo invernal, sea este u otro, no es moco de pavo. Así que, como le veían las orejas al lobo salmantino, los de lo etílico y las hostelerías moribunditas se han movido y, ¡hala, hala!, ya tenemos otra fiestuqui-fiestuqui, que lo suyo es celebrar y celebrar a ritmo del trago-trago.
Y miren, hablando de celebraciones y del Día de esto y de lo Otro, y reconociendo, -faltaría más- el pequeño esfuerzo que algunas administraciones hacen para luchar contra las malas cercanías y peores tratos que se derivan de la violencia de género, quiere uno aclarar que la celebración del Día contra este tipo de Violencia estaría mejor si algunos definitivamente se quitaran la careta, no se les viera tanto el plumero y se dejasen las cosas bien claras.
Un servidor, amigos Escuchantilandianos, como aquel viejo del sostiene Pereira, el gran libro de Antonio Tabucchi o como el Marcelo Mastroianni de la película, respecto de esto sostiene que:
1º. Es imposible atajar este problema social y familiar que cada día avanza con más fuerza, si los hombres, sobre todo los hombres y no sólo las mujeres, nos mentalizásemos de que ninguna persona es propietario de más vida y de más muerte que la suya. Vida a la que debe cuidar, mimar y preparar para vivir de la mejor manera la convivencia que nuestra sociedad precisa para hacerse de una vez mayor de edad, cosa que a la vista de lo que sucede en las casas, las televisiones y en nuestras calles, cada vez es menos probable.
2º. Es imposible atajar este problema si los programas escolares y sociales no dedican más tiempo a educar social y familiarmente a los ciudadanos de este país en asuntos como la convivencia y la ciudadanía. ¿Cómo se explica, amigos, que un tema como este, que tiene que ser interdisciplinar y transversal en todas las asignaturas que forman los niveles educativos, se haya visto postergado a revisarse solamente y de paso en las asignaturas Ética de 4º de ESO –Una triste hora a la semana- y Educación para la Ciudadanía en 2º de ESO –Una sola hora a la semana- o en un único curso de Primaria?
3º. Es imposible atajar este problema si los hombres a veces relegados en el mundo familiar y el del trabajo por el creciente avance de muchas mujeres igualmente preparadas, no queremos cuenta que son ellas las que normalmente trabajan en casa y  fuera de casa, además de parir y atender a los hijos con el consiguiente problema de la adecuación de horarios, y la necesaria conciliación social y familiar.
4º. Es imposible atajar este problema celebrando solamente el Día D y la Hora H, o dando estadísticas del horror, mientras el machismo, incluido el de muchas mujeres, impera a sus anchas en la mayor Agencia de Formación del Ciudadano que  existe en  nuestra sociedad, la que más  horas de “indocencia  e indecencia emite, y que no es otra que la que se imparte desde la vergonzante programación de las televisiones.
¡Ojito, ojito y cuidado!, que la estupidez que deriva de todo esto, ya va llegando a las universidades en forma de tesis doctorales sobre el llamado fenómeno de la “princesa del pueblo”. ¡Como si no tuviéramos otras cosas más importantes de las que ocuparnos y preocuparnos!
Estamos en las Jornadas sobre Claudio Rodríguez, y se está hablando de la Utopía, no se olviden que la utopía es el sueño de lo posible, y entre todos, sin engaños  ni imposturas, podemos acabar con la violencia de género, la utopía de la convivencia ya se ha demostrado como posible.
En fin, en fin, amigos Escuchantilandianos, como siempre son Ecos de Moribundia, Cuídense y quiéranse. ¡Ánimo para todos!

                                                     

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Comenzamos las IV Jornadas Claudio Rodríguez

Como os he adelantado, mañana jueves comenzamos las Jornadas sobre El lugar de la utopía alrededor de la obra de Claudio.
Un pensador y un poeta nos acompañarán para empezar a desentrañar este interesante asunto. Ya os comentaremos.
De momento os dejamos unas palabras de Francisco Férnandez Buey:

     

"[...]yo me imagino un mundo en el que ha sido condonada la deuda externa de los países empobrecidos, un mundo en el que funciona la utilización por lo menos del 0,7% del presupuesto para la ayuda a los países muy empobrecidos. Me imagino un mundo en el que se aplicara la tasa Tobin a los intercambios comerciales que actualmente siempre son muy desfavorables para los pueblos pobres. Sería un mundo en el que estuviera en vigencia un salario universal garantizado, independientemente de que se tenga o no trabajo. Me imagino un mundo en el que se ha conseguido la soberanía alimentaria en el sentido de que las poblaciones campesinas que producen determinados productos de la tierra se pueden servir de ellos y no son literalmente explotados por las grandes organizaciones internacionales. Es decir, me imagino un mundo más igualitario, un mundo sostenible, un mundo en el que los hombres y las mujeres puedan vivir en paz con la naturaleza y con los otros semejantes, próximos y lejanos, que son diferentes pero que tienen las mismas necesidades que nosotros".

Y un poema,Todos los santos, de Pablo García Baena, referido a este mes de noviembre tan claudiano :



Suena la noche, suena el cautiverio
tenebroso, cadenas arrastradas
por el mármol. Inician las maderas
y el metal la batalla de la orquesta,
la nublada obertura crece suave,
gotea la cera sobre el paño negro.
Si pudieras dormir. Agazapado
el volatín de los timbales salta,
ríe, te trae desnudo hasta la cama,
bufón de cresta roja, cascabeles.
Ya no puedes dormir. Estás conmigo,
ah, vana sombra, aparta tu ternura,
tu torrente de lágrimas: la grave
camelia del oboe se desangra.
Ahí está la mancha. Leve, asciende,
voces humanas, órgano, los tubos
plateados del álamo en el bosque
tienen tu voz. Apaga los blandones,
retira antifonarios. Barbitúricos,
dosis letal de fiebre y laberinto,
tu cabellera flota todavía
por amargos violines del insomnio.
Sube el fagot, el panteón cerrado
ilumina la ojiva de las arpas,
pabilos crujen junto al hueco oscuro.
Humo es el sauce y su atabal ceniza.
Bebe en mi corazón. Cómo estremecen
las lilas, las violas, las sonoras
cajas el ritmo marcan de latidos.
Vuélvete a la pared. Están los sueños
exhumando el espectro. Rosas abren
por las trompas. Estallan las carcasas
de primavera, besos, huellas fulgen.
Duerme. El velorio sigue de las flautas,
pavanas para un tiempo ya difunto,
barraganía inútil del recuerdo.

martes, 23 de noviembre de 2010

Lo que no muere

Después de algún tiempo sufriendo una enfermedad incurable, una viejecita -como cualquiera de nuestras ancianas- falleció en la madrugada del domingo. Era de un pueblo pequeño, como suelen ser nuestros municipios, y tuvo su duelo, sus llantos y su despedida; hasta aquí todo tan normal como la vida misma.
Es igual su nombre, la localidad y el dolor, pero como dice Miguel Gallardo en el comic dedicado a su hija y a todos, "María y yo", nuestra querida anciana era "única, como los demás". Tan "única", tan única, que a lo largo de los años había sabido guardar en su memoria todos los poemas, acertijos, murgas y relaciones de "quintos" que su padre inventó y donó a las gentes de su pueblo.
No hace falta nombres, no hace falta lugar, es igual el tiempo, pues en la memoria de las gentes queda ese trabajo anónimo que ha hecho de la cultura lo que es: algo de todos y de nadie.
Y mientras tanto muchos poetas y autores andan a la greña luchando por el eco de sus nombres, y porque suene el silabeo de sus apellidos en los circos de la cultura y entre la impostura de las famas.
"Lo que no muere", ni morirá nunca es la buena gente y su capacidad para darse a los demás, tal y como a ellos, otros antes se les dieron.
¡Larga vida a la humildad!

Mientras tanto, quien no lo haya leído, puede disfrutar con el citado comic de Gallardo.

portada

¡Buen provecho!

lunes, 22 de noviembre de 2010

Noviembre dedicado a Claudio Rodríguez

Ya sabéis que en esta bitácora y debido a las Jornadas de noviembre dedicadas a este poeta universal, he decidido incluir algunas de las canciones que hicimos con sus versos. El poema Con media azumbre de vino, además de hablar del vino de la amistad, nos acerca a la compañía que nos proporcionan los momentos de compromiso con el mundo y sus gentes:

¡Nunca serenos! ¡Siempre
con vino encima! ¿Quién va a aguarlo ahora
que estamos en el pueblo y lo bebemos
en paz? Y sin especias,
no en el sabor la fuerza, media azumbre
de vino peleón, doncel o albillo
tinto de Toro. Cuánto necesita
mi juventud; mi corazón, qué poco.
¡Meted hoy en los ojos el aliento
del mundo, el resplandor del día! Cuándo
por una sola vez y aquí, enfilando
cielo y tierra, estaremos ciegos. ¡Tardes,
mañanas, noches, todo, árboles, senderos,
cegadme! El sol no importa, las lejanas
estrellas...¡Quiero ver, oh, quiero veros!
Y corre el vino y cuánta
entre pecho y espalda cuánta madre
de amistad fiel nos riega y nos desbroza.
Voy recordando aquellos días. ¡Todos,
pisad todos la sola uva del mundo:
el corazón del hombre! ¡Con su sangre
marcad las puertas! Ved: ya los sentidos
son una luz hacia lo verdadero.
Tan de repente ha sido.
Cuánta esperanza, cuánta cuba hermosa
sin fondo, con olor a tierra, a humo.
Hoy he querido celebrar aquello
mientras las nubes van hacia la puesta.
Y antes de que las lluvias del otoño
caigan, oíd: vendimiad todo lo vuestro,
contad conmigo. Ebrios de sequía,
sea la claridad zaguán del alma.
¿Dónde quedaron mis borracherías?
Ante esta media azumbre, gracias, gracias
una vez más y adiós, adiós por siempre.
No volverá el amigo fiel de entonces.

La música quiere acompañar todo esto. Podeis escucharlo en:







domingo, 21 de noviembre de 2010

Sobre unas Elecciones xénofobas (No olvidando al pueblo saharaui)

Se acercan las Elecciones en Cataluña y otras más que vendrán después, y a muchos de los candidatos, -por supuesto no voy a nombrarlos-, sólo se les ocurre ir contra el más débil, es decir, contra el inmigrante. ¡Qué fácil es hablar con la boca llena y el futuro asegurado contra quienes para llegar aquí han tenido que viajar en pateras, camuflarse como animales o saltar las escaleras de los muros del oscuro primer mundo!
Que sirva de homenaje, -disculpad la extensión-, para los que luchan por la dignidad, la libertad y la vida, este poema a dos voces entre el juego de las vidas que buscan crecer abriéndose a mundos nuevos y el juego de ciertas canciones infantiles desde donde también se han buscado mundos posibles:

Redes hacia el cielo

                                   I

Al aire están tejidas:
                                                           ¡Érase una vez!,
las rudas escaleras
de las vallas que se alzan
en Marruecos y buscan:
¡cada cual, cada cual
atienda a su juego!,
las vidas europeas tras Melilla.

Al aire:
¡qué las lleva el aire!
con la misma urdimbre
¡escondite le dite
le dan ,dan, dan!,
y las mismas artes
que usasen hace dos generaciones:
los pescadores del África
senegalesa o mauritana,
están tejidas:
¡Un don-din
de la poli-politana!,
esas pobres y rudas escaleras.

Tramos de leña nudosos y peldaños
que apagarán en la vista las brasas del fuego
y el hambre del corazón inmigrante:
¡Sopla, vivo te lo doy
si muerto me lo das,
lo pagarás!,
y lucirán en la noche con sus resinas
como redes urdidas
por los nietos de aquellos pescadores:
¡tú por tú que te salves tú!

Hombres nuevos que aprenden:
¡los del rey sierran bien,
los de la reina también!,
miedos, geometría y contratiempos,
o buscan alta y clara,
a la luna,
¡lunera
cascabelera!,

sobre las vallas de Marruecos y Melilla.

                        II

Es algo irrevocable,
pero a pesar de estar vencidos:
¡a tapar la calle
que no pase nadie!,

los nietos de las almas más inquietas de África
todavía tienen, como todos nosotros,
sonrisas, inquietudes y deseos
y quieren subir poco a poco
los peces de sus sueños:
¡a la mar fui por naranjas
cosa que la mar no tiene,
vine todo mojadito
de olas que van y vienen!,
y el crudo mar de sus anhelos
al cielo de la libertad,
y poder trabajar y vivir sin problemas:
¡Qué dolor, qué dolor, qué pena!,
al pisar el recio suelo de Europa.

                        III

Al aire:
¡que el aire las lleva!,
están tejidas hoy las escaleras
que se ataron en el suelo
y huelen todavía:
¡¿Hay casita que alquilar?
A otro lugar
qué ésta está ocupá!,
a las ramas del bosque
de la última huída:
¡al esconderite inglés
sin poner las manos
sin poner los pies!,

pero no huelen ya a la madera mojada
por el fuerte salitre:
¡a las olas extranjeras
viene un barco por alta mar,
con el ruido de las olas
no se puede balancear!,

que oliesen antes y aún recuerdan los nietos
de los pescadores subsaharianos:
¡Qué dolor, qué dolor, qué pena!,
como algo proveniente
de la cruda verdad de las pateras.

                        IV
Después,
después de las pateras:
¡en el fondo del mar,
matarile, rile, rile!,
algunos hombres nuevos
de Guinea, de Gambia o Mauritania:
                                                           ¡matarile, rile, rón!,
fueron abandonados, solos,
en el secarral de la arena:
¡déjala sola, sola en el baile!,

y, duna a duna, deportados, deambularon
sin los peces del agua de sus sueños.
Y, entre engaños, fue para nosotros
tan extraordinaria la excusa del desierto:
¡El chís
con el chís-chís,
y el chás
con el chas-chás!,

que nos olvidamos para siempre de todos ellos,
pues dejan de ser noticia:
¡ aserrín, aserrán!
Y los dejamos solos:
¡A la puerta de un sordo
cantaba un mudo,
 y un ciego le miraba
                                                           con disimulo!,   
junto al sol solitario de su miedo,
igual, igual
que solos y muertos:
¡do, re, mi, do, re, fa,
no sé cuando vendrá!,
se quedan los peces sin suerte
en los charcos de las orillas
después de las crecidas virulentas de los ríos.

Y exactamente igual
a como aprendieron los viejos
pescadores subsaharianos:
¡ pinto, pinto,
gorgorito!,
los peces nunca deben andar sueltos,
tienen que estar siempre juntos en su banco:
                                                           ¡Ande la rueda;
que no se vea,
que no se vea!

Pero para los africanos:
¡larán, larán, larito!,

los otros Bancos, los de Europa,
los del dinero,
siguen estando cerrados:
¡el patio de mi casa
es particular!,
salvo algunos bancos al aire libre
y en forma de asiento
en plazas como las de España,
allá en Barcelona o en Madrid:
¡H, I, J. K.
L, LL, M, A!

                        V

Según cuentan, las escaleras
que se trenzaron hace tiempo:
                                                           ¡carabí, urí,
carabí, urá!,
han traído a Europa muy pocos nietos
de los pescadores de Malí:
                                                                       ¡Jugando al escondite,
en el bosque anocheció!,

y después de tanto sufrimiento ¡qué pocos
son los elegidos que nos observan
en los bancos al aire libre
de las plazas del sur o de Madrid:
¡al alimón, al alimón,
no tenemos dinero!

o en las sucursales de los Bancos inversores!:
¡al alimón, al alimón,
nosotros sí tenemos!

Y así sigue su miedo,
y nuestro juego permanece:
¡Pum, catapum, chin, chín,
gori, gori, gori!,
cada vez más lejos de la hospitalidad
que tanto nos marcara,
y a la vez cercano como nunca a los fuegos
artificiales de la xenofobia
que va quemando:
¡mirondón, mirondón, mirondela!
las redes de las ilusiones
que izadas en lo alto de aquellas escaleras:
                                                           ¡lairón, lairón, lairón,
lairón!
bogaban por las noches y entre el aire
en busca de los sueños.
                       
¡Érase una vez, Europa 2010:
¿Quieres que te lo cuente otra vez?!
                       

sábado, 20 de noviembre de 2010

Los nadies

Esta mañana otoñal de aire inquieto y viento limpiador, me he acordado de ciertos comentarios hechos por los chicos en la clase de Ética, cuando reflexionábamos juntos sobre el tema de la pobreza y las eternas injusticias que, contra los que Eduardo Galeano denomina Los nadies, se producen tanto en épocas de binestar como en los momentos que los economistas llaman crisis .
Dedicándoselo a los chicos para que sigan preocupándose, quiero recordar aquel estupendo poema del pensador uruguayo:

Los nadies

"Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.
Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata".



Podéis escucharlo recitado en la siguiente dirección:
http://www.youtube.com/watch?v=pEkyblfn6oo

viernes, 19 de noviembre de 2010

Lo prometido es deuda

Os he amenazado con incluir en esta bitácora algunas de las canciones que hace algún tiempo hicimos sobre los versos de Claudio Rodríguez. Todo sea porque para él este mes era especial:

"Llega otra vez noviembre, que es el mes que más quiero
porque sé su secreto, porque me da más vida.
La calidad de su aire, que es canción,
casi revelación,"

Espero que esta canción en la que colabora Eliseo Parra, os guste:



Ecos de Moribundia

Escuchantilandia 9/VI, Cadena SER Zamora, 19-XI-10

            Buenos días amigas y amigos Escuchantilandianos, como siempre la radio es un lugar estupendo donde poder encontrarnos a esta hora de los viernes, así que: hala, hala, vamos a seguir disfrutando juntos.
            Miren, ¡Qué a gusto nos quedamos todos cuando tenemos la oportunidad y la posibilidad de compartir actos y momentos interesantes e importantes, ya sean actos de amistad, momentos culturales, reuniones sociales, o debates económicos y políticos!
¡Qué bien se nos queda el cuerpo, leñe, cuando las cosas están bien hechas! Pues bueno, yo quiero decirles que a pesar o gracias, uno no sabe muy bien, a la fusión de las Cajas de la región en una sola, sus responsables, -al menos a día de hoy-, han logrado mantener ciertos eventos que después de haberse ido consolidando con el paso de los años, -¡Uyuyuyuy, cuidado no hablemos muy alto!-, van logrando sobrevivir a los avatares de las “econosuyas” y con ello, podemos seguir disfrutando de algunos buenos momentos como los que se producen por ejemplo en los Ciclos de cine de Caja España o en las Jornadas dedicadas al Otoño-Jazz.
Últimamente, en el caso de las cinematografías “cajeras”, hemos podido comprobar cómo películas musicales en versión original como Cantando bajo la lluvia o Un día en New York,  siguen estando vigentes en nuestro imaginario colectivo debido a su calidad y a su realidad de obras maestras del cine.
Como saben, no suele ser uno muy proclive al asunto ese de dar jabón a nadie, pero tengo que decir que igualmente el Otoño-Jazz de este terrible año de crisis ha sido una muestra con la presencia de Tingvall Trío entre otros, de que cuando se quiere, y a pesar de todo, se pueden hacer las cosas bien.



Pero hablando de esas “econosuyas” y de eso que está tan en boga como son las cajas y sus envueltos y fusiones, quiero recordar que en este pintoresco y enfadado país que es el nuestro, normalmente somos muy dados al corporativismo y a buscar la palabra más escéptica, el mayor eufemismo posible para no molestar a quien la denominación utilizada se dirige; y un servidor, que de bancos y de fusiones no entiende mucho, más bien nada, se pregunta ¿cómo no se dan cuenta los mandantes de esas entidades que es muy difícil vender un producto bancario que se llame todo ese blá- blá- blá  que se llama y al final Caja España y Caja Duero? No sería más cómodo buscar un nombre sencillo que todo el mundo entendiese y pudiese recordar.
Miren, sin que sirva de precedente, me voy a poner original y les voy a hacer un regalito a los encargados del márketing-marquéting-marquetíng de dicha entidad, y les animo jé-jé, -eso sí reconociéndome los derechos de autor ¿eh?-, a que consideren que si una de las fusionables era Caja Duero con D de dedo y la otra se llamaba Caja España con E de equilibrio, junten ambas mayúsculas D y E, y llamen a la nueva entidad, sencillamente Caja DE, así como suena Caja DE, y ya veremos después qué sucede. ¡Ven qué fácil y que operativo!
¡Ayayayayay los nombres, amigos Escuchantilandianos! ¿Qué pasa con los nombres? Como saben, lograr un nombre es todo un fin esencial en esta sociedad de la engañifa y la piltrafa, y lo que luchan y luchan muchos ¡oigan! por tener un nombre, por hacerse un nombre y tener fama, y salir en la Caja Tonta cada vez más llena de espantajos que serán hombres y mujeres por la forma de sus carnes, pero para llegar a personas les falta demasiado! No voy a citar, por supuesto, nombres de innombrables.
Así que si ustedes quieren olvidarse de famosillos sin cerebro y pasar un rato entre personas que tienen mucho que decir, no se olviden que la próxima semana y más concretamente el jueves, viernes y sábado celebraremos en la Biblioteca Pública las IV Jornadas del Seminario Permanente Claudio Rodríguez tituladas El lugar de la utopía, en las que ensayistas y filósofos como Francisco Fernández Buey, Miguel Marinas, Bernardo Atxaga, José Luis Pardo, o poetas como Pablo García Baena, Isabel Pérez Montalbán o Eugenio Padorno estarán con todo el que quiera acudir, analizando los mundos de la utopía y el compromiso, no sólo en la poesía de Claudio Rodríguez sino en diferentes aspectos de la vida y la creación humanas.
Ya saben, aspirar a la justicia de lo imposible está al alcance de cualquiera, la utopía necesita de la participación de todos en la necesaria denuncia contra la estupidez general que quiere subyugarnos. ¡Anímense que entre todos se hará de mejor manera!
En fin, en fin, amigos Escuchantilandianos, ya saben como siempre son Ecos de Moribundia. Cuídense y quiéranse que nosotros por nuestra parte, ¿cómo no? lo seguiremos intentando.


jueves, 18 de noviembre de 2010

Mondamiento 12 y ¡Musícate, amigo!

Seguimos mondando el cerebro para ver si las virutas sirven para aliviar los diferentes tipos de aburrimiento. Hoy vamos a ir de inocentes, y ahí queda eso:

"Las coletas atadas de las niñas parecen las cortinas de la ventana expresiva de sus ojos"

Para que siga la alegría, y recordando lo bien que lo pasamos este verano en el concierto de Salamanca, escucha la siguiente joya de Miguel Poveda:



http://www.youtube.com/watch?v=n_mShG0-XWQ&feature=related

martes, 16 de noviembre de 2010

IV Jornadas sobre Claudio Rodríguez

Como se va acercando la próxima semana en la que comienzan las Jornadas sobre Claudio Rodríguez: El lugar de la utopía, he decidido ir subiendo a esta bitácora algunas de mis canciones sobre sus poemas aparecidas en el CD El aire de lo sencillo.


Comienzo dejando su poema musicado: "Yo me pregunto a veces si la noche"
Deseo que os guste
http://www.youtube.com/watch?v=dR0TJftcpts

Animaligmas y Avertijos (III)

Bueno, bueno, que no he visto yo, salvo de palabra, a nadie que se haya animado a escribir que los anteriores (II) eran:
1. el gato,



2. el erizo,

 

y 3. la golondrina



Espero que con estos tres siguientes os animéis al juego:

1.Siempre celebra,
con su traje rayado
lluvias y yerbas.


2.Pesca los peces
el once de noviembre
como otras veces.

3.En muchos cuentos  
y en finales felices
se comen cientos.

lunes, 15 de noviembre de 2010

A la vista de otras nuevas elecciones: tiembla ciudadano

Los que gobiernan dan risa y los que ganan las encuestas dan grima. La risa lleva a la pena y la grima al hedor. A la vista de unas nuevas elecciones: tiembla ciudadano.
Y tú mientras, ¿qué piensas?

Estos, sí que son artistas

Cuando un creador se dedica a sacar limaduras de su cerebro y no se conforma solo con crear obras sugerentes e interesantes, sino que extiende su arte hasta analizar, criticar y despiezar este modelo social y cultural monovalente que va a terminar por llevarnos a todos al derrumbe, estamos obligados a agradecerle además de su arte, su posición en el mundo y su rebeldía. Así nos pasa con Santiago Sierra, quien negándose a aceptarlo, le ha dado una metáforica patada en el culo a los que le concedieron el último Premio Nacional de Artes Plásticas argumentando que "nunca dará la mano a cómplices de la barbarie bancaria y militar".
Aquí dejamos un ejemplo de su controvertido arte.



 Que sí, que sí, que ¡estos sí que son artistas! Como los músicos del trío de jazz denominados Tim Garland Storms / Nocturnes que ayer disfrutamos, y de los que podéis ver la siguiente muestra:


domingo, 14 de noviembre de 2010

Mondamiento 11

La verdad es que este asunto de las pequeñas reflexiones sobre algunas palabras, que aquí hemos denominado Mondamientos, se está convirtiendo en algo divertido. ¿Será acaso por aquello de que mondarse de risa, o mondar y pelar el cerebro de vez en cuando pueden convertirse en un buen ejercicio contra la estupidez circundante?

Espero que esto os diga algo:

"Cosas de la Biología: El violoncello es un instrumento hermafrodita, tiene cuerpo de mujer y voz de hombre".

 


http://www.youtube.com/watch?v=IgB-Wc2eEeE&feature=related

Se han ido, pero siguen estando

La voz de los buenos poetas y la de la gente buena no desaparece cuando ellos se van. En estos últimos tiempos se nos han ido personas queridas, además de dos poetas fundamentales y sin edad. Miguel Ángel Velasco seguirá siendo un escritor sin tiempo cuya manera de escribir ha sido una referencia para las generaciones anteriores y posteriores. Carlos Edmundo de Ory con su entrañable y extraña manera de escribir versos continuará enseñándonos, entre otras cosas, la eficacia del ritmo. Ambos tan musicales y esenciales. Ambos tan renovadores y tan queridos siempre.

Decía Carlos en sus Fonemoramas:



Si canto soy un cantueso
Si leo soy un león
Si emano soy una mano
Si amo soy un amasijo
Si lucho soy un serrucho
Si como soy como soy
Si río soy un río de risa
Si duermo enfermo de dormir
Si fumo me fumo hasta el humo
Si hablo me escucha el diablo
Si miento invento una verdad
Si me hundo me Carlos Edmundo

Leía Miguel Ángel:
http://www.youtube.com/watch?v=uU5xTyEwxDM


Sigamos visitándolos

sábado, 13 de noviembre de 2010

Músicate y Ecos de Moribundia

Por fin me he animado y he decidido invitaros a escuchar, en este "cuaderno de apuntes" abierto a todos, la canción que hace tiempo hicimos sobre el poema de Agustín García Calvo: Con una cinta de seda, que aparece en nuestro disco Por arroyo y senda y que sirve de sintonía al programa de radio que aquí os dejo todos los viernes con el nombre de Ecos de Moribundia. Espero que os guste:


http://www.youtube.com/watch?v=_FCMXPu5oII

viernes, 12 de noviembre de 2010

Ecos de Moribundia

Escuchantilandia 8/VI, Cadena SER Zamora, 12-X-10

            Buenos días amigas y amigos Escuchantilandianos, aquí estamos otra vez con todos ustedes pasando este ratico radiofónico que tanto nos gusta.
            Miren, no sé cómo llevarán y qué pensarán ustedes sobre el asunto de la situación problemática creada por el gobierno marroquí en El Aaiún, pero a tenor de la prohibición de entrada a los periodistas sobre todo españoles, a causa de la censura sobre la información y debido al excesivo uso de la fuerza y la represión, no nos queda otra solución que ponernos al lado de los débiles, pues como saben ya son muchos los años de abusos, de injerencias, de pérdida de derechos y de abandono, que el pueblo saharaui viene sufriendo desde que el debilitado, vergonzante, culpable y rancio gobierno español de 1975, les dejase literalmente con “el culo al aire” y en manos de Marruecos y Mauritania.
            Es posible y hasta seguro que ustedes, como yo mismo, se encuentren ideológica y socialmente más próximos al pueblo saharaui que al gobierno marroquí, pero ahora no se trata de cuestiones de esta índole, sino de un asunto claro-clarito de conculcación de algunos de los más importantes derechos humanos.
            Como ustedes saben, allá por 1948 las Naciones Unidas decidieron establecer un protocolo de actuación donde se definiesen cuales eran los derechos más necesarios y básicos para desarrollar un concepto de humanidad en el que se respetase y se asegurase para todos los hombres de cualquier condición, una mínima la libertad, basándose para ello en la tan traída y llevada dignidad del hombre, y a lo que denominaron con el rimbombante nombre de Declaración Universal de los Derechos Humanos.
            Pues miren, del mismo modo en que se definieron y se escribieron tales derechos fundamentales, y debido a las prerrogativas que mantienen algunos países, a la sazón, miembros especiales de la ONU, al final acaba sucediendo que ellos mismos son los encargados de no cumplirlos.
            Existen ejemplos flagrantes de este asunto, como por ejemplo el maltrato del pueblo palestino por parte de aquellos que se sienten pueblo elegido y se denominan Israel, del mismo modo a como se sintieron pueblo elegido muchos de los alemanes defensores de aquella raza aria tan querida por aquel pintorucho metido a dictador llamado Adolf Hitler.
            Un servidor, no se siente culpable del abandono y la desidia con la que los diferentes gobiernos de esta Éspaña-Espáña-Españá tan cañí viene tratando a nuestros hermanos y anteriormente paisanos, los saharauis, pero -ayayayayay- ustedes y yo amigos, sí que somos algo responsables, porque los mandantes y mandantas que a diario nos mal mandan han sido elegidos por todos nosotros.
Y digo yo que si estamos dirigidos por un gobierno de izquierdas para quienes en teoría este tipo de asuntos sociales deben ser fundamentales y programáticos, ¿a santo de qué tantos paños calientes con un gobierno que delinque como es el caso del que regenta el tal Mohamed VI?, Y ¿a cuento de qué vienen las pobres y vergonzosas declaraciones de los actuales ministros como la señora de Exteriores?  
            Dicen por ahí que el rey español es primo, hermano o familia de su homólogo marroquí; pues hala, hala Jefe, a ponerse las pilas y, como se suele decir en castellano llano “a lavar los trapos sucios en casa”. Así que el Primero de los Juan Carlos hispánicos lo que tiene que hacer, junto a este desgobierno que nos desgobierna, es poner las cosas en su sitio de una vez por todas, y dejar arreglado el feo asunto que no supo resolver ya en el año 1975.
            Como seguramente han oído, mañana sábado hay una manifestación en Madrid convocada por todas las Asociaciones de Ayuda al Pueblo Saharaui, a fin de protestar contra las muertes, las vejaciones, el abandono y la pérdida de derechos de niños mujeres, ancianos y hombres de este pueblo que tanto lleva sufriendo por reivindicar y pedir solamente lo que siempre fue suyo.
            Anímense, amigos Escuchantilandianos, y apoyen estas reivindicaciones de justicia en cualquiera de los foros públicos y privados a los que tengan acceso como la manifestación convocada para las 19,30 horas de esta tarde en la Plaza de la Constitución, y entre todos igual les demostramos a los malos gobiernos de turno que su diplomacia es débil, alarga los conflictos y no asegura para nada los resultados.
            ¿Quiénes de nosotros no haríamos lo mismo, y lucharíamos con palos y piedras, si alguien viniese a expulsarnos de esta querida Moribundia nuestra que a pesar de estar tan averiadica y dejada de la mano, conservamos y defendemos entre todos, incluidos nuestros malos mandantes, para asegurar los derechos más básicos?
            En fin, en fin, amigos Escuchantilandianos, ya saben, como siempre son Ecos de Moribundia. Cuídense y quiéranse, que nosotros por nuestra parte, ¿cómo no?, lo seguiremos intentando.

jueves, 11 de noviembre de 2010

¡Que siga la música!

Me he animado y recuerdo ahora una canción maravillosa, coral y divertida de Eleftheria Arvanitaki, con la que hemos pasado momentos maravillosos. Aquí os la dejo para que disfrutéis:
http://www.youtube.com/watch?v=ERto4ssix24&feature=related