así seguimos

así seguimos
Siempre al lado de "los lobitos buenos"

viernes, 24 de febrero de 2012

Volvemos con los últimos ECOS DE MORIBUNDIA 23-VII: Contra los encausamientos a los chicos del 15M en Moribundia y a favor de las movilizaciones de los estudiantes en Valencia

La única forma de que no pisen los derechos ganados con el esfuerzo de tantos es protestar.

                       

La Educación no es un patrimonio de los Gobiernos, -de ningún gobierno-, sino de los ciudadanos y de la sociedad civil en la que viven.

                

¡Basta ya de tratar a los profesores y a los alumnos como marionetas y "Recortables" con los que se juega!

                          

En estos ECOS DE MORIBUNDIA, y desde la radio, críticamos este tipo de manipulaciones, de la mano del poema de
                  AGUSTÍN GARCÍA CALVO

                     

                         "A contratiempo":

"Carabelas de Colón,
Todavía estáis a tiempo:
Antes que el día os coja,
Virad en redondo presto,
Presto;

Tirad de escotas y velas,
pegadle al timón un vuelco,
y de cara a la mañana
desandad el derrotero,
atrás, a contratiempo.
Mirad que ya os lo aviso,
Mirad que os lo prevengo,
Que vais a dar con un mundo
Que se llama el Mundo Nuevo,
Nuevo,

Que va a hacer redondo el mundo,
Como manda Tolomeo
Para que siga girando
Desde lo mismo a lo mesmo.
Atrás, acontratiempo!
Por delante de la costa
Cuelga un muro de silencio:
Si lo rompéis, chocaréis
Con terremotos de hierro
Hierro,

Agua irisada de grasas
Y rompeolas de huesos;
De fruta de cabecitas
Veréis los árboles llenos,
Atrás, a contratiempo!
¿A orza, a orza, palomas!
Huíd a vela y a remo:
El mundo que vais a hacer,
Más os valiera no verlo,
Verlo:

Hay montes de cartón-piedra
Ríos calientes de sebo,
Arañas de veinte codos,
Sierpes que vomitan fuego.
Atrás, a contratiempo!
Llueve azufre y llueve tinta
Sobre selvas de cemento;
Chillan colgadas en jaulas
Crías de monos sin pelo,
Pelo;

Los indios pata-de-goma
Acorazados de acero,
Por caminos de betún
Ruedan rápidos y serios.
Atrás, a contratiempo!
Por las calles trepidantes
Ruge el león del desierto;
Por bóvedas de luz blanca
Revuelan pájaros ciegos
Ciegos;

Hay un plátano gigante
En medio del cementerio,
Que echa por hojas papeles
Marcados de cifra y sello.
Atrás, a contratiempo!
Sobre pirámides rotas
Alzan altares de hielo,
Y adoran un dios de plomo
De dientes de oro negros,
Negros;

Con sacrificios humanos
Aplacan al Dios del Miedo
Corazoncitos azules
Sacan vivos de los pechos.
Atrás a contratiempo!
Trazan a tiros los barrios,
A escuadra parten los pueblos;
Se juntan para estar solos,
Se mueven para estar quietos,
Quietos;

Al avanzar a la muerte
Allí lo llaman progreso;
Por túneles y cañones
Sopla enloquecido el Tiempo.
Atrás, a contratiempo!
Por eso, carabelitas
Oíd, si podéis, consejo:
No hagáis historia; que sólo
Lo que está escrito está hecho,
Hecho

Con rumbo al sol que os nace,
Id el mapa recogiendo;
Por el Mar de los Sargazos
Tornad a Palos, el puerto,
Atrás, a contratiempo!
Monjitas arrepentidas,
Entrad en el astillero;
Os desguacen armadores,
Os coman salitre y muergos,
Muergos,

Dormid de velas caídas
Al son de los salineros
Y un día, de peregrinas,
Id a la sierra subiendo,
Atrás, a contratiempo
Volved en Sierra de Gata
A crecer pinos y abetos,
Criar hojas y resina
Y hacerles burla a los vientos,
Vientos,
Allí el aire huele a vida;
Se siente rodar el cielo;
Y en las noches de verano
Cantan brillos y jilgueros."


Versos que musicó CHICHO SÁNCHEZ FERLOSIO

                              

                         Podeis oir la canción en

http://www.youtube.com/watch?v=54Hl23ne9FY&feature=related


Aquí os dejo el archivo radiofónico de audio, espero que disfruteis:

                video


                              ¡Salud y buena jera!
               

viernes, 17 de febrero de 2012

Nuevos ECOS DE MORIBUNDIA 22-VII: Hasta el CARNAVAL es de las instituciones, incluida la Iglesia

                    

Hoy me han contado que hasta en las tiendas, donde se venden objetos para disfrazarse de Carnaval, aquí en Moribundia


               
                       
tienen encargos para los disfraces de los colegios concertados religiosos, y se escuchan cosas como: ¿me vende usted las barbas y la melena del "Cora"? -léase del Colegio Corazón de María.-

                           

                Estamos rodeaos hasta en Carnavales.

                         

     Contra esta institucionalización de las Fiestas populares,

                           

        escucha estos Nuevos ECOS DE MORIBUNDIA

              Ah, ¡disfrázate y diviértete en cualquier lugar!,
            pero no donde te digan, sino donde te dé la gana. 
    
                           video
                               
      ¡Vivan las Carnestolendas, el Antruejo, y el Despendole!

viernes, 10 de febrero de 2012

Últimos ECOS DE MORIBUNDIA: ¡Por supuesto con BALTASAR GARZÓN!

               
                       

               Ya lo comenté en entradas anteriores

                         aquí, en MORIBUNDIA:

                                

                       A pesar del COMPLOT,

                   

                      A pesar de las TRETAS,

                  

                   A pesar de su ESTRATEGIA

                   

                     y de las CORRUPCIONES:

                       

                   ¡Siempre con BALTASAR GARZÓN!

                    

                                 ¡ÁNIMO!

                       video


                             

viernes, 3 de febrero de 2012

Nuevos ECOS DE MORIBUNDIA 20-VII: Contra la extensión de la "mancha azul" y a favor de la inteligencia: FRED VARGAS y su novela EL EJÉRCITO FURIOSO

                      

         Según parece, el personal parece estar encantado
           con la extensión de lo que podemos denominar: 
                         "la mancha azul española".


                  

                        Contra esta invasión,

             proponemos un poco de inteligencia,

              y la lectura, por ejemplo, del última

          "novela de enigmas" de FRED VARGAS:

                    

                             "El ejército furioso"

                             

              Disfrutad todo lo posible con su lectura
                   antes de que acaben con nosotros.

                           

      Espero que os guste esta colaboración radiofónica:

                      video

             ¡Salud!, y como decía el viejo KANT:

                              ¡Sapere Aude!

miércoles, 1 de febrero de 2012

ENTRE CUNETAS: Libro de poemas sobre la necesidad de ultimar el luto y la Memoria Histórica.

                             
           Amigos, no es fácil entender que en este país
       sigan existiendo muertos a los que se les ha robado,
             además de la identidad, la posibilidad
               de que el luto por su desaparición
         cierre el ciclo natural y cultural que se les debe.

                           


          ENTRE CUNETAS, libro escrito el pasado año,
             quiere recordar que política, social, cultural
           e históricamente no hemos cumplido con ellos,

              con los muertos que están "entre cunetas".

                               
    Estos versos van dedicados a todas LAS FAMILIAS,

                    
a los que siguen luchando por la MEMORIA HISTÓRICA
          y a los esfuerzos de BALTASAR GARZÓN.

            

   Para empezar, dejaremos los dos primeros poemas:

                      

                         " MIRAR la tierra, contemplar
                 su misterio de la misma manera
                 que se observan los secretos del fuego.

                 Sentir las brasas
                 de los huesos sin nombre,  
                 la llama incandescente del cráneo
                 crepitando en su alzado de inocencia.

                 Notar de pronto
                 el frío y el espanto anónimo
                 en el hogar candente del cadáver.

                 Palpar el cuarzo de los tuétanos
                 ya desaparecidos,
                 igual que se tienta en el aire el hervor
                 cuajado de la leña.  

                 A las ascuas de las heridas
                 aún no acude
                 la materia roñosa
                 de la memoria silenciada,
                 ni su ceniza sorprendida sopla
                 la calderilla ronca
                 de tanto mutismo cómplice.

                 A la luz de la greda y a las piedras
                 abrasadas por la vergüenza
                 no se acerca
                 el ácido trémulo de la osamenta,
                 ni a su espiga reseca el estremecimiento
                 apagado por piedad, es posible,
                 tras el tiro de gracia.    

                 Mirar la tierra,
                 la tumba aterruñada de agonía;
                 observar en su espacio
                 la muerte destapada tras el miedo.

                 Buscar en los despojos
                 de la historia los pétalos de la luz,
                 la semilla del silencio sublevado.

                 Las flores nuevas saben
                 del alivio del frío y del cobijo
                 del hielo fértil nacido en la piel
                 de los asesinados.

                 La tierra guarda, para siempre,
                 el calor y los sueños
                 que le fueron ungidos por la vida.

                 Mirar su abismo con desprendimiento,
                 y guarecer sin tiempo
                 su lluvia cuando escampe."


                  

 
                 "ENTRE cunetas,
                 y según el parte funerario
                 del bando ganador,
                 después de tantos tiros de gracia
                 ejecutados magistralmente
                 por la cobardía,
                 no existió, dijeron,
                 nada de que arrepentirse.

                 Terrible escondrijo para el vacío,
                 altar solemne para el hueco,
                 frente a todo lo que pasó.

                 Lo que ascendió desde las fosas,
                 lo que sucedió en realidad
                 está lleno de respuestas contadas
                 por el patrocinio axiomático
                 de los muladares.
                                              Crueles
                 ejemplos de los altos testaferros
                 de la sinrazón,
                 esos panteones de paja envenenada
                 levantados a los caídos
                 por el látigo de la cruz malentendida.

                 ¿Qué baraja sin juego
                 protagonizó la suerte de los desgraciados
                 a golpes de tantas cartas marcadas?
                 ¿Qué soledad
                 de boinas capadas por el miedo
                 atemorizó la sequedad de las noches?

                 Entre cunetas;
                 en ese cementerio
                 sin lápidas, en ese rincón del silencio,
                 hubo un frío
                 mineral aquel verano tan largo,
                 aquel julio agobiante
                 trenzado de cristales e ilusiones rotas
                 y de tristes espigas
                 atragantadas en las úvulas de agosto.

                 Nadie quiso interpretar con certeza
                 la cartografía solidaria
                 de tanto dolor mudo.

                 Nadie quiso aliviar
                 la sed de aquellos metros de muerte y angustia,
                 sin despedidas y bajo la tierra;
                 su alto ardor aritmético.

                 Entre cunetas,
                 a pesar de su asepsia sin ruidos,
                 hubo un sabor de cal mezclado
                 con la humedad ardiente de los huesos,
                 un nicho de sueños donde guardar
                 la cirugía y el azar
                 del trébol diletante.

                 Según consta en la luz estremecida
                 y en el calendario sin trampas de las flores,
                 la enfermedad del silencio
                 y el tiempo transcurrido
                 deberían ya dar el alta médica
                 a tantas ocultaciones. 
                                                    Lo cierto
                 es que los cuerpos,
                 baleados por el fanatismo irreverente
                 y por los ecos de la cobardía,
                 nunca tendrán el fuego de los crematorios.

                 Nunca serán donados a ninguna ciencia
                 que no sea el río de la impostura.
                 Ni sus mortajas
                 inexistentes vestirán los trajes
                 sencillos de cualquier domingo.
                                                                    Sus óbitos
                 no celebrarán tampoco los sonidos
                 de ningún campanario.

                 Pero tan lejos ya
                 para hablar del perdón,
                 de la igualdad o de venganzas,
                 sabemos que a los desaparecidos
                 sólo les queda el alzado de su memoria
                 y el duelo.
                 Su muerte
                 no será nunca una muerte doméstica,
                 ni sus manos cruzadas,
                 moldearán el espejo que la materia
                 entrega a quien la deja.
                                                       Mientras,
                 la memoria debida
                 se quedará esperando
                 el responso clarividente del sosiego."


                      ¡SALUD Y BUENA JERA!