así seguimos

así seguimos
Siempre al lado de "los lobitos buenos"

domingo, 20 de febrero de 2011

Agustín García Calvo y Antonio Machado

Bien conocen los que han leído al profesor García Calvo su relación con Machado y su fervor por los versos de don Antonio; en muchos documentos, predominantemente orales, y en algunos escritos se puede comprobar esto que decimos.

                                                         

Se cumplen 72 años de la muerte del poeta en Collioure, allí, como todos los años, se le ha homenajeado con versos y palabras de respeto y reconocimiento.

                                                 

Tres versos maravillosos dejó Antonio Machado como una flor abierta ofrecida a los lectores de su poesía: "o que yo pueda asesinar un día / en mi ama, al despertasr, esa persona / que me hizo el mundo mientras yo dormía".
 Uno de esos lectores, Agustín García Calvo, allá por el año 2000, escribiría el soneto Que ya no puedo más tal vez me digo, publicado por La Carbonería de Sevilla y en el que aparecería el sugerente terceto machadiano.

        Vamos a recordarlo:

                                      [Que ya no puedo más tal vez me digo,
                                      cansado de esta guerra que en mi pecho
                                      muevo cntra mí mismo, y doy por hecho
                                      que soy yo el qu no puedo y yo el que sigo.

                                      Pero ése no soy yo, y con mi enemigo
                                      vivir no quiero sobre el mismo techo,
                                      cielo falso, que él pinta (me sospecho)
                                      para que uí yo muera al par consigo.

                                      No: que alguien me arranque esta corona
                                     que mepusieron cuando aún crecía
                                     y ya contra las sienes se me encona,]

                                     o que yo pueda asesinar un día
                                     en mi alma, al despertar, esa persona
                                     que me hizo el mundo mientras yo dormía.

1 comentario:

  1. En "Cosas que hace uno", creo, hay algo sobre rítmica y prosodia. Agustin insistió siempre que la poesía es para ser oral, "cantada" o canturreada. Melopeya y canción.
    Un abrazo

    ResponderEliminar